10 pasos para recuperar a tu ex (sin obsesionarte)

10 pasos para recuperar a tu ex (sin obsesionarte)

¿Puedes recuperar a tu ex sin obsesionarte ni acabar destruyendo tu autoestima? Muchas de las parejas que rompen a menudo vuelven a reconciliarse a los pocos días. Otras, sin embargo, acarrean problemas más graves que necesitan de una reconquista completa. En ambos casos estamos ante una llamada de atención y una gran oportunidad de cambio.

En este artículo he recopilado 10 pasos o estrategias a seguir que te ayudarán a evitar los principales errores que muchos de mis clientes han cometido al intentar volver con su ex. Nos basamos en teorías practicas y contrastadas en la teorías de la seducción, materia que enseño en mis cursos de habilidades sociales desde hace más de 10 años.

Presta atención, porque no son consejos que te vaya a decir tu amigo Paco que se ha leído un par de libros de autoayuda ni el youtuber de turno que habla de lo que no tiene ni idea. Yo mismo he vivido la efectividad de estos consejos y estoy absolutamente convencido de que esta es la estrategia más adecuada a seguir.

1. Para recuperar a tu ex, primero acepta su marcha

La psicología está llena de paradojas que a menudo nos aportan la solución contraria a la que en un principio podíamos pensar. Ningún proceso de seducción funciona si la otra persona siente que nos tiene servidos en bandeja de plata. Necesitamos que sienta que puede perder nuestro interés para siempre y que estamos dispuestos a rehacer nuestras vidas.

Por eso, el primer paso para reconquistar el amor de tu ex, paradójicamente es el de no obsesionarse con recuperarla. La obsesión amorosa alimenta nuestra ansiedad, provocando que presionemos a la otra persona para que nos de otra oportunidad. A pesar de que no esté preparada para ello. Lo que la llevará a rechazarnos una y otra vez. En algunos casos incluso a sentir miedo por lo que pudiéramos llegar a hacer, lo que hace que la alejemos cada vez más.

Tienes que demostrarte a ti mismo/a que eres capaz de ser feliz incluso estando solo. Visualizar una vida plena y feliz sin la compañía de esa persona, haciendo cosas que te gusten, volviendo a disfrutar de estar soltero y barajar todas las oportunidades que se te abren al sentirte completamente libre. Contemplar claramente las ventajas. Tienes que ser capaz de imaginarte viviendo feliz y apasionado tomando un rumbo distinto, sin esa persona. Que tengas algunas dudas de si realmente deseas tanto volver.

2. Analiza los motivos que rompieron la relación

Todas las relaciones tienen sus defectos y cada día esta marcado por nuevos retos. El problema es que a menudo dejamos la seducción de la lado e intentamos solucionar los problemas mediante el enfrentamiento.

Caemos en batallas de egos, tendemos a juzgar, reprochar y culpar al otro. Dejamos de mostrarnos comprensivos y empáticos… Se pierden las formas y recurrimos a discusiones acaloradas en lugar de comunicarnos con asertividad. En otras ocasiones, nos dejamos vencer por las dificultades de nuestras vidas y transmitimos nuestro desánimo.

Las motivos por lo que una relación de pareja se acaba volviendo tóxica pueden ser muchos. Lo ideal es que nos sentemos a meditar y nos detengamos a observarlos. Podemos hacer un repaso de los últimos meses u años de relación para visualizar qué hemos hecho mal, tanto nosotros como nuestra pareja. Siempre desde una actitud de aceptación y no juicio. Leyendo e informándonos durante esa proceso para relacionar la información que obtenemos con lo que vivimos.

De este modo lo que buscamos no es acrecentar el sentimiento de culpa, sino tomar consciencia de los errores para posteriormente emprender las soluciones que nos lleven a corregirlos.

3. Deja pasar un poco de tiempo

Tras una separación ambos necesitáis un poco de tiempo para replantearos vuestras opciones y permitir que ese tiempo cure ciertas heridas. Tiempo que a su vez aprovecharemos para mejorar y corregir los errores que provocaron que nuestra pareja nos dejara.

Por supuesto, en este caso siempre surgirá el temor que de nuestra ex pareja pueda conocer a otra persona, pero es un riesgo que tenemos que asumir si queremos recuperarla.

Parte del proceso de superar una ruptura conlleva que aprendamos a manejar los celos y que efectivamente los superemos. Algo que por otro parte, suele ser el motivo que lleva a que muchas relaciones se vuelvan tóxicas. Como explico en este vídeo, puedes hacerlo hasta el punto de que seas capaz de imaginar a tu ex pareja o futuras parejas estando con otras personas sin que por ello te alteres demasiado. Si no me crees, fíjate en las parejas liberales, cada vez más frecuentes.

4. Plantea una estrategia e ilusiónate con el cambio

Para combatir la desesperanza necesitamos ser positivamos con respecto a nosotros mismos y lo que podemos llegar a conseguir si asumimos el reto de cambiar. Lo ideal en estos casos es plantearse una estrategia a medio plazo que nos haga recuperar la ilusión e incremente nuestro estado de ánimo.

Leer libros de desarrollo personal, apuntarse a cursos o conferencias, meditaciones guiadas (aquí encontrarás muchas gratuitas), ver vídeos en YouTube… Hoy en día las posibilidades son inmensas.

La idea es que una vez identifiques los puntos claves a mejorar, te plantees ir trabajando sobre cada uno de ellos. Poco a poco con el paso de las semanas irás viendo cambios en ti que renovaran tu confianza.

De esta forma, cuanto más consigas mejorar tu autoestima con el cambio, más seguro te sentirás para poder recuperar el amor de tu ex. Siempre desde la aceptación de que quizá eso nunca se produzca, pero sabiendo que esos cambios mejorarán tu vida y harán que puedas conocer a otra persona que te pueda gustar tanto o más que ella.

Finalmente, saliéndonos del apartado psicológico, no hace falta decir que para recuperar a tu ex un cambio físico tampoco viene mal. Una vuelta al gimnasio y algo de ropita nueva siempre ayuda.

5. Recupera el contacto y háblale de cómo estás cambiando

Según mi experiencia, en la que he ayudado a muchos de mis clientes a recuperar a su ex pareja, llegar a este punto nos lleva una media de dos meses. ¿Por qué todo ese tiempo? Sencillamente porque es lo mínimo que nos puede llevar realizar eso cambios que necesitamos para mejorar nuestra relación.

Si te precipitas e intentas volver a seducir a tu ex antes de tiempo, es muy probable que acabes empeorando la situación. Ten en cuenta que al recuperar ese contacto aprovecharemos para “ponernos al día”, pretexto aprovecharás para comentarle lo ilusionado que estás con los cambios que estás haciendo. Sirviendo esta nueva toma de contacto a su vez para pedir perdón por tus fallos del pasado, ya que ahora sí que sí, te estás dando cuenta de ellos. En el punto número 10 hablaremos más sobre esto.

recuperar pareja seducir

6. Reduce el riesgo percibido

El miedo es más potente que ninguna ilusión que tú le puedas poner a volver con tu ex pareja. Si la otra persona tiene miedo a que volver a tener una relación contigo, pueda tener consecuencias muy negativas en caso de que las cosas salieran mal, entonces optará por no arriesgarse. Por más veces que le prometas amor eterno o que has cambiado. Por muy bonito que se lo pintes y aunque le bajes la Luna. Así lo he constatado con muchas de mis clientas…

Por ello, para recuperar una relación o volver con una ex pareja, no podemos exigir ir de 0 a 100 en un segundo. Un blanco o negro. Volver ya o no volver. La espada contra la pared. Arriesgarlo todo a ya o nada. Si se hace así y existen dudas, el no está garantizado.

Habiendo realizado los cambios pertinentes, hay que volver a seducirse. Sin presiones ni expectativas. Conociéndose de nuevo. Hay que ofrecerlo sin que esa otra persona sienta que vamos a derrumbarnos si las cosas salen mal.

Puede que eso no sea lo que quieres, lo he visto mil veces. La mente en vaga y le cuesta entender eso de seducir, le gusta más exigir y ver qué pasa. Le gusta decir que lo que quieres es volver con ella ya y a muerte, pero en la vida tenemos que amoldarnos y disfrutar del proceso de hacer las cosas de un modo diferente. Descubrirnos en nuevos caminos y no solo en los que contemplamos ahora. Ver desde distintos puntos de vista y caminar con pasión a como toque. Si lleva esfuerzo y cambio, intentar disfrutarlo con todas nuestras fuerzas. Hacer las cosas con el mínimo esfuerzo y mal, solo nos lleva a resultados desastrosos.

7. Olvídate de los discursos de amor

El apego y la dependencia por más romántico que sea, no seduce. Únicamente nos ciega.

La seducción necesita de un elevado sentimiento de libertad. Si te obsesionas con decirle a tu ex cosas como que es el amor de tu vida, que no puedes vivir sin ella, o te muestras derrumbado y lloroso ante sus negativas, estás perdido.

Ten en cuenta que este tipo de discursos de amor eterno elevan la presión y producen una asfixiante sensación de agobio. Son bonitos cuando todo va bien pero agobian cuando hay dudas. ¿Cómo te sentirías tú si tuvieras dudas de volver con tu ex y no parara de mandarte mensajes de amor presionándote a tomar una decisión? Yo lo tengo claro, me tiro de cabeza desde un puente y que me coman los patos.

Obviamente es importante que la otra persona sienta que la amamos profundamente, pero nunca que somos dependientes de su amor para ser felices. Hay que ser fuertes y mantener la compostura. Si durante el proceso de recuperar a tu ex haces cosas que la lleven a verte como alguien poco atractivo, como perseguirla o suplicarle asiduamente, entonces eres tú quien matas la atracción echando arena sobre tu propia tumba. Los negros del ataúd estarán esperando a visitarte.

8. Suelta tu obsesión una y otra vez

Al obsesionamos con recuperar a una ex pareja nuestras emociones y sentimientos a menudo nos engañan. El egoísmo que surge de toda obsesión, al querer las cosas tal y como nuestra mente obsesiva las imagina, nos impide ver el panorama con claridad.

Terminas por no comprender ni escuchar al otro, aunque creas que sí lo haces. Pierdes la empatía, la habilidad social más crucial. Aunque en tus pensamientos creas que escuchas a la otra persona, tus emociones actúan de forma distinta acorde a tu obsesión. Por tanto, realmente no estás entendiéndola. ¡Vas a tu bola y no lo sabes! Pierdes el sustento de la calma y el valor de la paciencia. Pierdes la pasión y entusiasmo de seducirle a la vida para que las cosas sucedan. Y sin calma, paciencia, pasión ni entusiasmo, solo obtendrás fracasos.

Ante este tipo de situaciones, tienes observarte y hacerte consciente de los pensamientos que pasan por tu mente. Meditar ver esos pensamientos desde fuera y respirar profundo para soltarlos suele ser de gran ayuda. No obstante, cuando la cosa se complica, lo mejor es contactar con un profesional para que nos pueda ayudar en el proceso o contratar algunas sesiones de coaching. Una obsesión mal llevada puede llegar a producirnos serios trastornos a largo plazo.

9. Emprende el camino de la seducción

¿Qué puedes mejorar en tu personalidad para ser una persona más seductora?

Tengámoslo claro: ya sea para encontrar pareja o recuperar a tu ex, biológicamente entramos en competencia con otros. Así es en todo el reino animal, no solo para las personas.

Una fuerte conexión emocional puede hacer que una relación se vuelva casi indestructible pero si descuidamos el camino de la seducción, podrá caer fácilmente. Como vimos en artículos como El don de la labia, necesitamos cubrir necesidades emocionales como la de aceptación, apoyo, humor, juego y sexo. ¡Constantemente!

La seducción no empieza al conocerse y termina al echar el primer polvo. Es un proceso que dura toda la vida.

¿Hablas con buen sentido del humor y haces reír a tu pareja? ¿Sabes excitar con insinuaciones y dobles sentidos para incentivar la pasión y el sexo? ¿Lo das todo sobre el colchón? ¿Eres capaz de apoyarla y motivarla en los momentos complicados de su vida? ¿Ofreces conversaciones interesantes?

Intenta contestar a estas preguntas y ponerte una nota del 1 al 10 en cada una de ellas. Si la media al dividir entre 5 la suma de estas es menos de 7, tienes un problema de seducción (o llámalo habilidades sociales si lo prefieres).

10. Este es tu viaje y quiero que lo imagines

Imagínate que al contactar con tu ex pareja, ella te ve feliz. Entusiasmado y con nuevos objetivos. Vamos, que vas con la antorcha de la vida encendida por los dos lados. Sin pena ni súplica.

En vuestras conversaciones habláis de lo mucho que estás cambiando tu vida, pero no le dices nada de volver. Por el contrario, te muestras estimulante. Divertido a la hora de hablar, jugar y sexualizar tus conversaciones. Sacando tu lado más seductor, pero sin exigir nada a cambio. Le haces ver que la vida es muy corta y que has decidido disfrutar de ella a cada momento.

Efectivamente, a través de las neuronas espejo estás contagiando buenas sensaciones que te acercan a recuperar a tu ex. ¡Incluso aunque no lo estuvieses buscando!

Antes de que eso ocurra, quizá le hayas pedido perdón por tus errores del pasado, porque ahora te das cuenta de ellos y te sientes en la responsabilidad de reconocerlos y dejar el resentimiento y la culpabilidad atrás. De perdonar y perdonarte.

Entonces, una buen día vuelves a quedar con ella. Sin expectativas, solo como amigos. No le dices nada de volver, simplemente te muestras cautivador. Independiente, seguro y contagiando tus ganas de vivir.

Cuando surge el tema de la posibilidad de volver, tu discurso será el siguiente:

Soy consciente de que no puedo cerrarme a nada ni presionar que las cosas pasen. Recuerdo con mucho cariño todo lo que vivimos. Sé que nunca dejaré de quererte y a veces fantaseo con cómo podrían ser las cosas ahora. Eso sí, tengo claro que por más que lo desee, es algo que debe nacer de los dos. Ahora sé que nunca no voy a proponer algo que no sienta que la otra persona lo desea. Si algún día volvemos así tendrá que ser, me vuelvo loco/a por sentirte otra vez. Si no, no pasa nada, siempre podrás contar conmigo.

Cuando surge el miedo, le dices esto:

No hay por qué tener miedo. Podemos ir poco a poco, probando. Como si estuviésemos conociéndonos de nuevo, que en parte es así porque los dos hemos cambiado. Ya no somos los mismos que éramos ayer. Podemos vernos y a su vez mantener nuestra independencia. Si finalmente alguno de los dos no quiere continuar, no pasada nada. Al menos no nos quedaremos con la pena de haberlo intentando. Yo no me voy a derrumbar. Vivo la vida para luchar venga como venga.

Nota final (y muy importante)

Espero que te haya gustado este artículo y hayas descubierto cómo puedes recuperar a tu ex. Aplicar los consejos que hay en él puede llevarte a emprender un cambio completo que revolucione tu vida. Parecen consejos sencillos, pero te aseguro que no son fáciles de aplicar y el camino está lleno de baches.

Llegar al punto de poder cumplir estos consejos te va a exigir un cambio real que, por mi experiencia con muchos de mis clientes en esta situación, lleva de media unos dos meses contando con ayuda profesional.

Leer libros como Despierta belleza, Emociones tóxicas o Aprender a amar. Impartir cursos de seducción y clases de coaching como los que encontrarás en esta web, te ayudará a recuperar a tu ex, o en el caso de que no los consigas, disfrutar de tu nuevo etapa de soltero o soltera mientras encuentras a alguien que te llene tanto o más que tu ex.

Mis libros

El libro que plasma mi filosofía de amor consciente y las herramientas de habilidades sociales y seducción más poderosas.

Recursos de hoy aplicados al mundo de hoy. WhatsApp, Tinder, Instagram… La comunicación no para en las redes sociales. 

 

davidjungle
davidjungle
David Jungle es el fundador y CEO en Bravetys. Ha trabajado como instructor en Habilidades Comunicativas durante más de 10 años. Cuenta con una licenciatura en Marketing y un Máster en Inteligencia emocional y Mindfulness. Además, es un experto en creatividad y MBA. Todos estos estudios, aunados a sus experiencias personales, le han permitido escribir 4 libros y publicar más de 150 artículos sobre psicología, relatos eróticos y poemas. Desarrollando a su vez numerosas meditaciones guiadas con técnicas de Hipnosis y PNL que son todo un éxito en YouTube.

2 comments

  • Hola David y a todos, estuve echando un vistazo a tu libro “Despierta Belleza” y le tengo apuntado para una proxima compra.

    Te quiero comentar un poco mi caso, soy de Madrid (30) virgen y la verdad que en el terreno afectivo-sexual siempre he tenido muy mala suerte, actualmente no tengo amigos con los que salir, apenas salgo de hecho, soy como un hikikomori pero sin ser japones, el caso que la soledad me esta empezando a pesar, achaco el haberme quedado tan aislado a una discapacidad que padezco.

    Me siento bastante perdido, me han recomendado apps pero es que tengo tanta inseguridad que nunca termino haciendomelo.

    1. Hola Jose,

      Los hikikomori diciden aislarse de la sociedad porque entienden que van a ser más felices de esa forma. Para la mayoría es algo que entenderíamos como un problema porque entendemos que los seres usamos somos seres sociales. Los mejores momentos de la vida suelen ser los relacionados con experiencias sociales y psicológicamente está considerado uno de los factores más importantes para la felicidad. Aún así, la mente es un misterio y nadie puede dictaminar cual es el camino para la felicidad salvo uno mismo el suyo propio.

      Si ha llegado el momento en el que quieres dar un cambio en tu vida para ser más sociable, genial. La vida es cambio. No te arrepientas de tu pasado ni te culpes, tan solo adáptate a lo que tu ser te está pidiendo ahora. Por supuesto necesitarás nuevas habilidades que hasta ahora no has usado mucho, como habilidades sociales para seducir, mejorar tu carisma, etc. Leer Despierta belleza y aplicarlo es un gran comienzo.

      A partir de ahí puedes contar con nosotros para lo que necesites, tienes mucho material en esta web y nuestros cursos online y mentorías personalizadas. Si pones de tu parte en unos pocos meses habrás conseguido dar grandes pasos. Empieza a combatir esa inseguridad aprendiendo a mejorar esas habilidades sociales porque eso te ayudará a ir confiando cada vez más en ti.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Accede hoy a Habilidades Sociales & Seducción Máster por solo 97€

X